Las 22 tendencias de 2022 por Marian Salzman

tendencias Marian Salzman 2022

Las 22 tendencias de 2022 por Marian Salzman

El año pasado por estas fechas publicamos en nuestro blog las 11 tendencias para 2021 de Marian Salzman, una de las entradas más leídas. Por eso al publicar su informe para 2022, lo primero que pensamos fue en escribir este post.

Este año se han duplicado las tendencias, 22 para 2022, como lo ha llamado la autora. Tendencias que como es lógico, son continuación y consecuencia directa de los casi dos años de pandemia.

Marian Salzman ocupa la vicepresidencia senior de comunicaciones globales de Philip Morris Internacional desde 2018 y es habitual colaboradora en medios de comunicación y ponente en diferentes eventos.

A continuación, el listado de las 22 tendencias:

  1. REINANDO EL CAOS

Solíamos pensar que si éramos más inteligentes, teníamos acceso a tecnología más avanzada o adoptábamos una nueva forma de trabajar, podríamos superar cualquier complejidad. Solíamos creer, o al menos teníamos la esperanza, de que hubiera gente en los negocios, en las instituciones o en el gobierno que fueran lo suficientemente inteligentes como para poner orden en el caos. Pero esa creencia ha sido puesta a prueba por las secuelas del 11 de septiembre de 2001, la posterior crisis financiera de 2007-2008, los fenómenos meteorológicos extremos, las perspectivas catastróficas del cambio climático incontrolado y actualmente por la pandemia mundial de 2020-2021. Y probablemente por aquello que vendrá.

Para la mayoría de la gente, la vida y el mundo sólo van a ser cada vez más complejos y caóticos, así que tendremos que recalibrar nuestras expectativas. Debemos aceptar que la complejidad es la norma, abrazarla en la medida en que podamos y encontrar formas, grandes y pequeñas, de adaptarnos e inyectar puntos de calma y claridad.

  1. LA ANGUSTIA ES LA NUEVA NORMALIDAD

Durante un tiempo, la cultura respondió a nuestra angustia con mensajes alegres como “No te preocupes, sé feliz” y “La vida es buena”. Incluso hubo toda una nueva disciplina de la psicología positiva fundada para abordar la angustia y otros estados negativos. Estas son buenas ideas pero no cambian la realidad que alimenta la aprensión y el malestar. Ni tampoco pueden contrarrestar los presagios de fatalidad, que son el pilar de nuestra dieta mediática moderna.

La generación que llega a la mayoría de edad bajo el oscuro cielo del cambio climático, la COVID-19 y unas perspectivas económicas entre inciertas y poco halagüeñas, no mira hacia un futuro lleno de promesas y prosperidad. A diferencia de sus padres y abuelos, no esperan que sus vidas sean mejores que las de la generación que les precedió. Para muchos, eso sólo deja dos opciones: luchar por un cambio colectivo radical o luchar por ser el número uno.

  1. LA SALUD MENTAL SALE A LA LUZ

Hasta hace no mucho tiempo,  la salud mental era un tema que se trataba en voz baja y a puerta cerrada. Ninguna figura pública abordaba el tema y mucho menos admitía que su salud mental no siempre estaba en buena forma. Actualmente, es difícil no hablar o escuchar algo sobre la salud mental. Son muchas las celebridades las que hablan abiertamente de sus luchas con la ansiedad y la depresión e instan a los demás a pedir ayuda. Las tasas de abuso de sustancias, dependencia de alcohol y pensamientos y comportamientos suicidas fueron noticia incluso antes de la pandemia, pero ahora están creciendo a un ritmo aún más rápido.

A medida que el mundo se hace más consciente de estas llamadas enfermedades de la desesperación, ha llegado el momento de la adopción generalizada de programas, herramientas y tecnologías que aborden los problemas y fomenten una buena salud mental.

  1. ESTAMOS TRABAJANDO EN ELLO

Durante la pandemia, millones de oficinistas descubrieron que eran igual de productivos y más felices trabajando desde casa. Otros tantos millones de personas con trabajos de baja categoría y mal pagados, muchos de ellos en el sector de la restauración y la hostelería, se cuestionaron si su trabajo merecía realmente la pena. En agosto de 2021, el 2,9% de la población activa estadounidense renunció a su trabajo como parte de la “Gran Dimisión”. Toda esa charla sobre “cuando las cosas vuelvan a la normalidad” ha dado paso a la constatación de que no todo el mundo está dispuesto a volver a la antigua normalidad.

Es posible que muchas personas tarden en saber lo que quieren del trabajo o con lo que están dispuestas a conformarse. Y las organizaciones se esforzarán por ofrecer la combinación adecuada de condiciones y beneficios. Los acuerdos remotos e híbridos formarán parte de la nueva normalidad corporativa, para permitir una mayor flexibilidad en cómo y dónde los empleados eligen trabajar. También existirá un esfuerzo encaminado a ofrecer tiempo libre real, sin interrupciones por parte de jefes y compañeros de trabajo.

  1. LA ERA DE LOS DRONES (Y DROIDES)

Desde hace al menos un par de generaciones, la gente de todo el mundo ha invertido en educación formal. A medida que las universidades producen cada vez más graduados en más materias y a un coste cada vez mayor, las esperanzas se han trasladado a la educación de posgrado. Pero incluso así, para las personas que quieren salir adelante en el trabajo, existe un riesgo cada vez mayor de rendimientos decrecientes. Los cursos universitarios de larga duración están bien para profundizar, pero ¿cuántos dotan a los estudiantes de conocimientos actualizados que puedan aplicar de inmediato en el trabajo? ¿Cuántas personas se dan cuenta de que las habilidades que tienen están anticuadas o no tienen demanda? ¿Cuántos se enfrentan a la perspectiva de ser sustituidos por robots o por la IA?

Tanto si se trata de mejorar las competencias como de reciclarlas, el denominador común es el valor de una habilidad, es decir, un conocimiento que es práctico y puede aplicarse inmediatamente. Dado que prácticamente toda la información está ahora al alcance de cualquier persona con conexión a Internet, el conocimiento sobre un tema será menos valioso, mientras que el saber cómo hacerlo será lo más apreciado.

En este contexto, las empresas inteligentes no se quedan atrás. Están identificando de forma proactiva las carencias de competencias en sus plantillas y averiguando cómo actualizar las habilidades de los empleados de forma rápida y rentable utilizando una combinación de recursos en línea, seminarios presenciales, formación práctica, entrenamiento y tutoría. Y las personas que no tienen la suerte de trabajar en una empresa de este tipo tendrán que decidir si invierten en la actualización de sus competencias o si emprenden un camino diferente y adquieren un conjunto de competencias totalmente nuevo.

  1. AMERICA YA NO ES TAN DESEADA

Entre 2000 y 2010, casi 14 millones de inmigrantes llegaron al país en busca del sueño americano. Personas ambiciosas de todo el mundo han acudido en masa a las universidades y a la industria tecnológica de Estados Unidos, ayudando a impulsar el crecimiento de empresas que se han convertido en gigantes mundiales. Además, el mundo no se cansa de ver dramas televisivos de larga duración, muchos de ellos estadounidenses y la mayoría transmitidos a través de servicios estadounidenses.

Aun así, el empañamiento y las grietas que empezamos a ver a finales de los 90 no han disminuido. Más bien al contrario. El país sigue sufriendo los efectos de la crisis de las hipotecas de alto riesgo de 2007-2008 y las elecciones generales de 2016 revelaron un país desgarrado por la polarización política y cultural y vulnerable a la desinformación.

  1. ¿QUÉ PASA CON LAS CIUDADES?

¿Pasarán de moda las ciudades? Después de todo, la definición más básica de civilización es “una sociedad formada por ciudades”. A finales de 2021, más de la mitad de la población mundial era urbana. Sin embargo, cuando la pandemia llegó en 2020, esos residentes se dieron cuenta rápidamente de que las ciudades ofrecen un entorno especialmente acogedor no sólo para los humanos, sino también para los patógenos.

En los países ricos más afectados de Norteamérica y Europa, los habitantes de los suburbios dejaron de desplazarse a las ciudades para trabajar. Los que podían permitírselo, se trasladaron a lugares con menos aglomeraciones y más espacios verdes.

En las zonas más ricas del mundo, algunos habitantes de las ciudades pueden sentir que las oportunidades ya no se corresponden con los costes y decidan marcharse, pero las ciudades con recursos están lejos de dar por perdida la batalla. Por el contrario, están buscando formas de mejorar su atractivo, incluso mediante la “recuperación verde”: más vegetación, menos tráfico de automóviles y contaminación, más viviendas asequibles y más opciones de micromovilidad. Muchas planean convertirse en ciudades de 15 minutos, en las que se pueda llegar a todo lo que un residente necesita en un cuarto de hora a pie o en bicicleta. Los promotores pretenden transformar un antiguo emplazamiento industrial en un distrito transitable que incluya desde viviendas y oficinas hasta instalaciones deportivas, “zonas naturales” y granjas urbanas. Una posible desventaja de este nuevo enfoque de la planificación urbana: más fragmentación basada en la clase socioeconómica y la raza/etnia.

  1. EL AUMENTO DEL HIPERLOCALISMO

Cuando el coronavirus se extendió por todo el planeta, millones de personas se vieron confinadas en sus casas, sintiéndose agradecidas si podían salir a dar una vuelta a la manzana. Aunque Internet nos proporcionó conexiones con el resto del mundo, nuestra atención en las comunidades físicas se intensificó. Estábamos muy atentos no sólo a las tasas de transmisión de la comunidad y a la capacidad de los hospitales, sino también a la situación de los comercios locales y de sus empleados.

Tarde o temprano, el mundo establecerá algún tipo de nueva normalidad, aunque sea de corta duración. La gente tendrá ganas de salir de su de su localidad y viajar de nuevo. Pero el aumento del coste del combustible, la preocupación por el cambio climático y los efectos persistentes de la pandemia harán que la vida hiperlocal resulte más atractiva que nunca.

  1. LOS NUEVOS VILLANOS: LAS GRANDES TECNOLOGÍAS Y LAS REDES SOCIALES

Cualquier novelista o guionista confirmará que a la gente le encanta tener villanos a los que odiar. A medida que la vida y sus problemas se vuelven más complejos, puede ser un dulce alivio identificar a los “malos”. Sin embargo, durante este siglo, el pensamiento en blanco y negro dio paso a los matices grises. Las personas que eran claramente “malos” también mostraban un lado simpático,  mientras que los “buenos” mostraban un lado oscuro e incluso ser buenos y oscuros al mismo tiempo.

Aunque todavía hay mucho apetito por los personajes moralmente complejos, hay un creciente mercado para los villanos sin cualidades aparentes de redención. Se están trazando líneas de batalla contra las empresas tecnológicas y de redes sociales en general, y contra Facebook en particular. Es de esperar que el público se replantee hasta qué punto estamos dispuestos a entregar nuestra privacidad y nuestros datos a fuerzas que muchos ya no consideran que actúen de buena fe.

  1. EL HEDONISMO SILENCIADO

La última vez que todo el planeta se vio afectado por un virus mortal fue hace un siglo, cuando la pandemia de gripe de 1918-1919 mató a unos 50 millones de personas. La pesadilla de esa pandemia dio paso a un periodo conocido como los locos años 20, cuando las nuevas tecnologías se generalizaron y dieron lugar a una nueva economía y a una nueva cultura llena de energía exuberante. Es difícil no encontrar paralelismos en la actualidad. El mundo se está preparando para salir de los lúgubres cierres y restricciones de la COVID-19. Las nuevas tecnologías se están imponiendo, dando lugar a nuevas fortunas y culturas.

Sin embargo, las poblaciones de gran parte del mundo son más viejas que hace cien años. Eso hará que haya menos bailes salvajes, fiestas y apareamientos, y que haya más cuidado en la administración de los recursos. En la década de 1920, el entretenimiento, las compras y la socialización implicaban salir por la ciudad. En la década de 2020, hay muchos más incentivos para quedarse en casa y construir un entorno propicio para la transmisión de entretenimiento, la socialización en línea y la creatividad.

  1. DE LOS AGENTES DEL CAMBIO A LOS CULTIVADORES DE COHESIÓN

Un rápido vistazo a LinkedIn y a los lugares de búsqueda de empleo confirmará la popularidad del agente de cambio como auto descriptor. No es de extrañar. Estos últimos años se nos ha dicho hasta la saciedad que “la única constante es el cambio”, “el cambio es inevitable”, “cambiar o perecer” y “el cambio es bueno”. Una vez que la gente aceptó que el cambio estaba destinado a llegar y que incluso podía abrir oportunidades, se preparó el escenario para que los nuevos maestros de la transformación dieran un paso adelante. Los agentes del cambio ofrecían la atractiva perspectiva de realizar el cambio de forma deliberada y controlada. Se hicieron famosos a medida que las organizaciones buscaban formas de salir adelante trastocando las formas convencionales de trabajo. Luego llegó la pandemia, que dio al mundo una experiencia completa de disrupción.

Los agentes del cambio seguirán teniendo un papel en el mundo post-pandémico, pero también habrá otro tipo de catalizador muy demandado. A medida que las organizaciones y los empleados experimenten con infinitas permutaciones de trabajo híbrido, los cultivadores de la cohesión unirán las partes dispersas con formas nuevas y fructíferas, ya sea desde dentro de la organización o como consultores externos. Estos especialistas entenderán los fallos en el lugar de trabajo y las necesidades y oportunidades no satisfechas que ha revelado la pandemia. Estarán capacitados para fomentar el equilibrio adecuado entre la creación de espacio y flexibilidad y la facilitación de la unión y la estructura. En un mundo en el que los trabajadores se han vuelto más exigentes y conscientes de su valor, el impacto de los agentes de cohesión se mostrará en las métricas clave de retención de talento y en los índices de satisfacción de los empleados.

  1. UN TODO HÍBRIDO

La hibridación, entendida como mezclar deliberadamente diferentes partes para crear mezclas óptimas para la tarea en cuestión, está a la orden del día. Ahora, lo híbrido es el reflejo de un alejarse de los enfoques tradicionales y binarios. En una época de polarización generalizada y de pensamiento alternativo, el uso de la lente híbrida representa el impulso creativo para buscar fusiones y compromisos prometedores para hacer avanzar las cosas.

A lo largo de la pandemia y después de ella, los líderes de las organizaciones tendrán que definir su posición sobre el trabajo híbrido, buscando la síntesis óptima entre el trabajo presencial y el trabajo a distancia. Los departamentos de comunicación también tendrán que mejorar sus juegos, optimizando continuamente sus combinaciones de texto, audio y vídeo en combinación con eventos presenciales. Y a medida que las compras se trasladen a Internet, los minoristas tendrán que ser cada vez más creativos a la hora de trasladar los puntos de venta offline al entorno online, incluso inyectando oportunidades de sociabilidad.

  1. ¿QUÉ ES UN COLEGIO?

Podemos afirmar con seguridad que, en los últimos dos años, los estudiantes de todo el mundo han experimentado un tipo de escolarización que no tiene precedentes. Dieciocho meses de bloqueos y restricciones pandémicas han hecho que la educación en línea pase de ser una opción a ser una necesidad. Y eso ha planteado la pregunta: ¿Qué es un colegio?

Si esas viejas y conocidas instituciones de aprendizaje son sólo los lugares físicos donde la gente va a enseñar y a ser enseñada, entonces están listos para jubilarse. Pero la experiencia de la pandemia ha demostrado que son más que eso. Las escuelas proporcionan un cuidado esencial para los padres que trabajan y donde los estudiantes aprenden habilidades esenciales de socialización y acceden a actividades extracurriculares como el juego, los deportes organizados y la música.

La pandemia ha demostrado que, para los estudiantes acomodados, los métodos online pueden ofrecer perfectamente los elementos curriculares de la escolarización. También ha demostrado que hay elementos importantes de la educación que no forman parte del plan de estudios. No hay duda de que el futuro de las escuelas será híbrido: online y offline. Y tampoco hay duda de que las escuelas de todo el mundo experimentarán para encontrar lo que funciona.

  1. ¿ADMIRACIÓN O MIEDO POR LA CIENCIA?

A lo largo de la primera mitad de 2020, la gente anhelaba una vacuna que pudiera proteger contra la COVID-19, esperando que tardase bastante tiempo. Sin embargo, apenas un año después de la identificación del virus, los científicos tenían una vacuna lista para ser probada. A mediados de octubre de 2021, se habían administrado 6.700 millones de dosis y casi la mitad de la población mundial había recibido al menos una inyección. Sin embargo, este rápido logro de la ciencia ha despertado sospechas y temores, así como admiración, desde la preocupación por los posibles efectos secundarios hasta las teorías sin fundamento de que la vacuna implantará un microchip o interferirá en el ADN humano.

Nuestra cultura de consumo ávido de noticias está demostrando ser un foco de desinformación. La resistencia a la vacunación ha crecido y continuará mucho después de que la pandemia de COVID-19 se haya extinguido. Pero el mayor temor científico de nuestra época gira en torno a la intervención genética. Y todo lo que aún está por llegar.

  1. EL METAVERSO Y SU LENGUAJE

Aunque Internet y las grandes plataformas de redes sociales existen desde hace más de 20 años y son utilizadas por miles de millones de personas, las capas de tecnología que las hacen posibles están muy lejos del conocimiento de la mayoría. Aun así, gracias a la ciencia ficción y a los medios de comunicación conectados, los consumidores se están aficionando a hablar de algunas ideas.

Los algoritmos, por ejemplo, han aparecido en las noticias de los principales medios de comunicación, aunque normalmente no en el buen sentido. Han sido señalados como “el código secreto que controla tu vida cotidiana” y como un factor importante en la polarización social y política.

Actualmente, el tema del momento es el metaverso. Se convirtió en un término de búsqueda rompedor en 2021 y explotó cuando Mark Zuckerberg anunció el cambio de nombre de su empresa por Meta. Sin embargo, no ha tenido tiempo todavía para adquirir la familiaridad (y las asociaciones negativas) del algoritmo. ¿Será una palabra de moda de corta duración que rápidamente suene a anticuada, como el ciberespacio, o se impondrá como una expresión útil para la experiencia de realidad combinada offline/online que se vislumbra? Probablemente lo segundo, ya que ya se está abriendo paso entre las marcas en campos que van desde la moda hasta el entretenimiento.

  1. EL VALOR DE LO VIRTUAL

La pandemia ha demostrado hasta qué punto la vida ha pasado de lo físico a lo virtual. Con los cines, salas de conciertos y teatros cerrados por la pandemia, lo virtual era la única forma de acceder a las películas, la música y las obras de teatro.  Con las bibliotecas y librerías obligadas a cerrar, las ventas de libros electrónicos se dispararon y los eventos familiares y públicos se volvieron virtuales. Al mismo tiempo, el pago sin contacto y sin dinero en efectivo se impuso, siendo mucho más cómodo que los billetes y las monedas y mucho menos propenso a la propagación de microbios. Y los medios de comunicación y el público en general se mostraron aún más intrigados por las criptomonedas, como el Bitcoin y el Etherium. Y no hablemos de los token no fungibles (NFT).

Además, y mientras el mundo espera tímidamente salir de la pandemia, la demanda acumulada de bienes físicos se enfrenta a los complejos problemas de la cadena de suministro causados o agravados por la COVID-19, lo que hace que los bienes virtuales e impresos en 3D sean aún más atractivos. Nos encontramos justo en el inicio de una tendencia que, con toda seguridad, seguirá creciendo y evolucionando en nuevas direcciones.

  1. LA DESIGUALDAD

Durante un tiempo, en el pánico pandémico de principios de 2020, se hicieron llamamientos a la cooperación y al civismo, especialmente en los mensajes políticos y de marketing, porque “todos estamos en el mismo barco”. Sin embargo, esa afirmación no tardó en ser rechazada. Como dijo el Financial Times: “Estamos en la misma tormenta, pero no en el mismo barco”.

A lo largo de la pandemia, se perdieron o suspendieron los puestos de trabajo y los ingresos de muchos millones de personas.  La pobreza y la extrema pobreza aumentaron en todo el mundo por primera vez en 20 años, mientras que los más ricos lo eran cada vez más. Al mismo tiempo, las desigualdades raciales ocuparon los titulares y a medida que los fenómenos meteorológicos extremos se hacen más comunes, es evidente que algunas comunidades son más vulnerables que otras. Prueba de ello es que aquellas con altos ingresos son responsables de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero son las de bajos ingresos las que sufren de forma desproporcionada sus efectos negativos.

Después de décadas de aceptar simplemente “cómo son las cosas”, el público está cada vez más sensibilizado con las desigualdades y menos dispuesto a tolerarlas. Esto va a influir en la evolución política, social e incluso de las empresas.

  1. LA ESCASEZ DE AGUA

La mayoría de los que llevamos un estilo de vida moderno damos por sentado un abundante suministro de agua limpia. El agua está ahí cada vez que abrimos un grifo o nos sentamos en un restaurante. Ahora bien, tenemos que pensar mucho más en este precioso recurso. El cambio climático está causando estragos en los ciclos del agua que han permitido la vida tal y como la conocemos, y apenas pasa un día sin que haya informes alarmantes al respecto. Algunos lugares están sufriendo una prolongada sequía mientras que otros se ven afectados por lluvias más intensas e inundaciones.

Los glaciares están en retroceso en todo el mundo, amenazando el suministro de agua de miles de millones de personas que dependen de la liberación gradual del agua de deshielo. Además, el rápido deshielo está reduciendo la cobertura de hielo del Polo Norte, Groenlandia y la Antártida y liberando grandes cantidades de agua dulce a los océanos. El nivel del mar está subiendo, lo que supone una amenaza existencial para los países de baja altitud o algunas de las ciudades más grandes del mundo.

  1. EN PRIMERA LÍNEA DE BATALLA

La anticuada noción de “primera línea” se ha recuperado y se ha desplegado como el término para designar el trabajo que implica peligro, riesgo o incomodidad y/o que es esencial para el funcionamiento cotidiano de la vida normal. Los paramédicos, la policía o los bomberos son ejemplo de ello.

Sin embargo, durante la pandemia, esa noción se amplió para abarcar a los tipos de trabajadores potencialmente expuestos a la infección en sus puestos de trabajo: trabajadores de hospitales y de la salud, profesores, conductores de reparto, asistentes de tiendas, personal de mostrador o procesadores de alimentos. Se llamó la atención sobre la importancia de estos trabajos, a menudo mal pagados. Dicha primera línea es ahora una nueva categoría de referencia en el discurso público y ha llegado para quedarse.

  1. HACIENDO ATRACTIVO LO QUE NO LO ES

Es difícil pensar en un concepto menos atractivo que el de infraestructura, aunque la cadena de suministro o la logística tampoco lo son. Son esenciales para la vida moderna, pero también lo son la contabilidad y la odontología, y tampoco son conceptos atractivos.

La clave para hacer que las cosas sean atractivas es hacerlas relevantes para la gente corriente y encontrar el drama. El autor de best-sellers Michael Lewis tiene un don para esto. Tomó las complejidades de la crisis de las hipotecas subprime de 2007-2008 y las convirtió en The Big Short, que también se convirtió en una película. En su libro de 2018, El quinto riesgo, profundizó en las infraestructuras a través del prisma de la política y los departamentos gubernamentales estadounidenses. Tres años después, las infraestructuras aún no han alcanzado el estatus de atractivas. Pero puede que acaben consiguiéndolo. O puede que simplemente se convierta en un tema candente sin llegar a ser atractivo, del mismo modo que lo han hecho actualmente las cadenas de suministro al ser un motivo de preocupación para los consumidores.

  1. EL PELIGRO DE ESTAR EN EL MEDIO

En estos tiempos polarizados, el “medio” y el “centro” tienen una mala reputación. Se ridiculiza el hecho de situarse en el centro como algo indeciso y peligroso. La mayoría de las personas son probablemente “medianas” en muchos aspectos, pero no son las que establecen las agendas o conducen los ciclos de noticias.

El nuevo año no hará mucho por aliviar la polarización que estamos viendo. En todo caso, encontraremos nuevas formas de separarnos en bandos opuestos. Algunos analistas están alarmados porque el metaverso que pregona Mark Zuckerberg podría fracturar la realidad tal y como la conocemos. Ya lo estamos viendo en nuestros flujos mediáticos, pero podría ir a más: por ejemplo, con las gafas de realidad aumentada que crean “bloques de realidad” que determinan lo que una persona ve al caminar por una calle. ¿Cómo se puede encontrar el centro si nunca se ve lo que existe en el otro lado?

  1. GUERRA DE PALABRAS

Encontrar las palabras adecuadas es esencial cuando se vende un producto o una idea. ¿Recuerdas cómo se hablaba del calentamiento global?. El entonces consultor político y de comunicación Frank Luntz tuvo la idea de que sonaba demasiado catastrófico y recomendó sustituirlo por el término cambio climático, que sugería “un reto más controlable y menos emocional”.

Esa idea de hace 20 años tiene aún más peso en una era de la política a golpe de tuit. La elección de palabras ha ayudado a establecer las líneas de batalla en las actuales guerras culturales. Por un lado están los que se esfuerzan por ser sensibles a cuestiones de injusticia y eligen cuidadosamente sus palabras. Preguntan a las personas qué pronombre utilizan y tratan de ser lo más inclusivos posible, por ejemplo. En el otro lado están los que se sienten desconcertados, molestos o incluso enfadados por esos términos, que arremeten contra la “corrección política enloquecida” y que encuentran todo demasiado complicado e inhibidor porque “ya no se puede decir nada”.

No esperen que ondeen muchas banderas blancas en esta batalla. Muchos, quizás incluso la mayoría, se sitúan entre los extremos y no prestan mucha atención a los últimos avances en cuestiones de injusticia, ni se preocupan más que de pasada por la cultura de la cancelación. Están en el medio, el medio perdido. Pero la guerra que se libra aquí se intensifica debido a las voces más fuertes de aquellos que seguirán diciendo la verdad tal y como la ven. Esto supone una amenaza: con todo el ruido y la hostilidad en los extremos políticos, ¿qué impide que la mayoría del medio simplemente se desentienda y opte por no presionar por un cambio positivo?

El documento completo lo podéis leer y descargar aquí.

¡Volveremos con Marian Salzman en 2023!

 

Sin comentarios

Publica un comentario

Acepto la política de privacidad

RESPONSABLE: Departamento de Marketing Iberia S.L  FINALIDAD PRINCIPAL: Poder responder al mensaje que fue enviado a través de este formulario de contacto.  LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: Los datos que nos proporciones serán guardados en Sered, nuestro proveedor de mail y hosting, que también cumple con la RGPD. Puedes ejercer tu derecho de que demos de baja tus datos en cualquier momento enviándonos un correo a info@departamentodemarketing.net. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal. *

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Más info

Cerrar